En esta Sección

  »  Bienvenida

 

  »  Historia

 

  »  Estatutos

 

  »  Directiva

 

  »  Instalaciones

 

  »  Galería Fotos

 

  »  Revista

 

Breve Reseña « Presidentes « Carta « 12 Años « El Dirigente « Como destruir una Institución « Himno « Galería

Como destruir una Institución

1920                                                     50 AÑOS DE VIDA                                                         1970
Santiago, Marzo de 1970 Precio Eº 5.--
Defensores De Chile Revista del Club Nacional de Tiro al blanco Nº 235 "Defensores de Chile"

1. No concurrir a las asambleas, tomando como disculpa que el día y hora no son cómodos. En caso de concurrir, llegar tarde y murmurar contra las autoridades de la Institución o contra de los demás asociados.

2. No aceptar cargos. Es más fácil criticar que hacer. Esto no obstante, sentirse molesto si no se le designa, pero si se le designa, no asistir a las reuniones.

3. Solicitada por el presidente su opinión, contestar que nada se tiene que decir o guardar silencio. Terminada la asamblea, decir qué era lo que debería haberse hecho.

4. No oír ni hacer sino lo estrictamente necesario. Pero si los otros socios de buena voluntad y con todo desinterés se ponen a la tarea para que las cosas marchen bien, vociferar que la Institución está en manos de una camarilla.

5. Pagar las cuotas lo más tarde posible o, simplemente, no pagarlas, por que no se cobran o el pago resulta gravoso por haberse acumulado muchas de ellas. Pero si se le cobran, sentirse ofendido o excusarse postergando su pago.

6. No incomodarse por conquistar nuevos socios: que lo hagan otros.

7. Si se organizan comidas, decir que esa es la manera de gastar pólvora en salvas. Si no se organizan, comentar que la institución no da señales de vida.

8. No solicitar asiento hasta que estén todos vendidos y protestar, en seguida, diciendo que se le ha hecho un desaire. En caso de comprometer cubierto, retardar su pago o simplemente no pagarlo.

9. Declinar, modestamente, el ofrecimiento de un lugar de honor en la mesa, si no media el ofrecimiento, ofenderse y renunciar como socio.

10. En suma, se destruye una institución negándole el apoyo material y moral que le juramos al ingresar a ella por nuestra libre y espontánea voluntad y socavando sus cimientos con murmuraciones.

Siguiente  »